San Sebastián del Oeste, un pueblo mágico